Filosofía para feminas por Elsy "Merezco" Reyes

Aceptémoslo, a las mujeres nos encanta hablar entre líneas y con un doble, hasta triple significado. Para nosotras las féminas, un ‘hace mucho que no salimos solos’ tiene millones de interpretaciones puede ser ‘has estado trabajando mucho’, ‘necesito más atención’, ‘siempre salimos con tus amigos’, ‘estoy preocupada por nuestra relación’ mientras para ellos significa eso ‘hace-mucho-que-no-salimos-solos’ y ya; y tras decir la frase se puede dentro de su cerebro un ‘cri…cri’ porque no hay más proceso mental. El primer error que cometemos es justo tratar de interpretar sus palabras en nuestro lenguaje y podemos llegar a las más terribles fantasías atormentándote por lo que te trató de decir. Para él ‘sí’ es ‘sí’, cuando tú has dicho mil veces ‘sí’ esperando que él lo interprete como un ‘no’.
Otro ejemplo. Entre mujeres solemos piropearnos, ya saben ‘qué linda tu blusa, qué bien te ves hoy’. Un hombre cuando te piropea, es sencillo: le gustas o quiere hacerte sentir bien porque le agradas. Mientras nosotras lo hacemos como un protocolo. ¿Cuántas veces han visto hombres heterosexuales diciéndose ‘Cabrón, qué bien te quedó ese corte, luces bien guapo’ No muchas…

En fin, aquí unas buenas herramientas para ustedes muchachonas (para que no digan que me olvido de ustedes) sobre cómo funciona el cerebro masculino. Toma nota mi querida mujer desesperada.
1.    Los hombres reciben más estímulo a través de la falta de contacto que a través de los reclamos. (TEORÍA PERSONAL EFECTIVÍSIMA Y COMPROBADA…jijiji ¡los mata la indiferencia!)

2. Si estás molesta con él, opta por escribirle una carta o un e-mail. Será más fácil que entienda con claridad todo lo que deseas comunicarle. Además, solemos alterarnos y empezamos a gritar: cuando hacemos eso, su cerebro se cancela y ‘dejan de escuchar’.

3.  Si decides no alterarte y hablar con él, entonces, piensa muy bien antes lo que quieres que entienda y tus razones. Sé muy concisa ya que si divagas y lo atiborras de información, ya valió

4.    No son adivinos, cuando quieras algo, pídelo. Claro que a todas nos gustaría que entendieran ‘¿me regalas ese vestido?’ con un ‘¡Qué lindo vestido, pero está muy caro ¡y estoy taaaan gastada!’

5.    Un hombre se compromete al cien por ciento emocionalmente cuando se da cuenta que quieres estar con él, mas no que necesitas estar con él y si logras crear con él un vínculo emocional antes que sexual.

6.    No caigas en la trampa de hacerte común para él o como su ‘hermana’ aunque lleven años juntos, los hombres crean categorías mentales sobre sus relaciones y ninguno querrá seducir y hacerle el amor a su ‘hermana’.

7.    Los machos mamíferos se vuelven iracundos con el encierro. No lo asfixies o se volverá una fiera, buscará huir y podrá lastimarte.

Un poco más de filosofía jajaja (ES BROMA…bueno hay casos donde sí aplica)
Él dice…
¡Qué vestido tan bonito! = ¡Qué buena!, me gustaría acostarme contigo.
Te invito a bailar = quiero acostarme contigo
Pareces una mujer muy interesante = quiero acostarme contigo
¿Quieres pasar a tomar un café? = quiero acostarme contigo
Te veo tensa, te daré un masaje = al fin nos vamos a acostar
¿Te quieres casar conmigo? = No quiero que te acuestes con nadie nunca más

 

Publicado en ElsyReyes.com