Doble monitor

doblepantalla

Cuando pensamos en actualizar nuestros sistemas y mejorar el rendimiento de nuestro puesto de trabajo normalmente nos centramos en cambiar nuestra CPU manteniendo nuestro antiguo monitor y teclado. Confiamos en que un procesador más rápido y un nuevo sistema operativo que acaba de salir nos va a permitir trabajar mejor. Esto es así en muchas ocasiones, especialmente si nuestro equipo ya está bastante obsoleto (antigüedad superior a 4 años), pero no siempre. Existe un procedimiento mucho mejor para mejorar la productividad en el puesto de trabajo: comprar un segundo monitor.

Es normal que en las oficinas se trabaje con muchos papeles. Lo habitual cuando se está trabajando un tema concreto, ya sea en una hoja de cálculo, documento de textos o presentación, es que tengamos que utilizar numerosa información de consulta. Para ello con un monitor tenemos dos alternativas: