Manuela Culposa

handtrousersREX_450x250  La culpa es algo completamente inútil. Se ha utilizado como método 'educativo' y de control por muchas generaciones; dentro del hogar o hasta a nivel social. Sí, es inútil. Cuando hacemos algo que nos enseñaron que es indebido, sentimos culpa, un horrible sentimiento que nos carcome. Se cree erróneamente que al sentirla no volveremos a cometer dicho acto mal visto o juzgado. En realidad yo creo que lo que nos desprovee del deseo de hacer algo que sabemos que fue dañino no es la culpa sino el aprendizaje. Es muy distinto. Podemos cometer cien veces el mismo error y sentir de nuevo culpa pero eso no impide la reincidencia. Mientras que cuando en realidad aprendemos de fondo sí tenemos el libre albedrío de negarnos o controlarnos a repetir la mala acción.

Masturbarse es una de las prácticas que más se han juzgado a través de la historia. Tanto a varones como a mujeres nos enseñaron que era algo que debía generar culpa. Actualmente, hombre hechos y derechos sienten la misma culpa al auto satisfacerse que la que experimentaban de pubertos cuando a escondidas debajo de las sábanas y muy quedito jalaban de su pene para alcanzar el orgasmo. Al terminar, limpiaban con prisa y trataban de cambiar el escenario y mermar la sensación que acababan de tener. Casi en cuanto llega la eyaculación, tenían que fingir frente a ellos mismos que nada sucedió. Eso es culpa.

eroticon2_20071106Las mujeres, ni hablar. No dijeron cien veces que 'no te toques, cochina'. Según encuestas de una reconocida revista femenina, la llamada 'the bible', el lugar más usado por féminas para masturbarse es la regadera. De cada diez mujeres siete dicen sentir un tipo de culpa al llegar al orgasmo. Y lo mismo, pretenden que no pasó. Es más, viven pretendiendo que no tienen nada allí abajo más que un orificio para hacer pipí.

La culpa puede venir desde la educación que recibimos hasta sentirse culpables de ¡no tener pareja! Así de seria se pone la cosa.
Es momento !!!!YA!!!! de que entendamos que masturbarse es un DERECHO de autoconocimiento del PROPIO cuerpo, a través del cual sentimos una comunión total con nuestros genitales. NO con el fin de tener un orgasmo, sino de conocernos y regalarnos un momento íntimo que MERECEMOS.

Es momento de desechar esa culpa. Se tenga o no pareja, se esté o no casado, como sea, es un DERECHO y es sano, necesario y parte de nuestro desarrollo psicosexual. Nunca terminamos de desarrollarnos psicosexualmente. Nuestra sexualidad no es sólo parte de la adolescencia, empieza cuando nacemos y muere con nosotros.
masturbarse

Nota original en Elsyreyes.com