Inicios del GPS

Hace casi un siglo, los británicos inventaron el que sería el precursor de los actuales navegadores GPS.

Una especie de reloj de muñeca que contenía un pequeño mecanismo donde insertar el mapa de la ruta a seguir, y dos pequeños botoncitos con los que ir desarrollando el mapa a medida que avanzábamos en nuestro camino. Se disponía de una caja donde guardar todos los rollitos, cada uno con una ruta diferente.

Ese mismo sistema lo usaban hasta hace relativamente poco los pilotos de raids del desierto como el Paris-Dakar y, hoy en día, los modernos navegadores por satélite se parecen muy poco a éste, pero tienen el mismo fundamento: ayudar a los viajeros a seguir una ruta.