Barre tornado campamento de Scouts (BSA)

Un grupo de más de 100 niños exploradores atemorizados y sus guías, que tuvieron poca a ninguna advertencia de la cercanía de un tornado, se agruparon en un refugio mientras el meteoro arrasó con su campamento en el estado central de Iowa, causando cuatro menores muertos y 48 heridos.

Aquellos niños exploradores que acudieron en ayuda de sus compañeros fueron elogiados ayer como héroes, por administrar primeros auxilios y buscar a las víctimas.

Taylor Willoughby, de 13 años, dijo que varios niños se estaban preparando para ver una película cuando alguien gritó que había un tornado. Todos se agacharon y las ventanas se estrellaron, agregó.

“Parecía un avión de reacción que estaba volando muy cerca”, dijo Taylor ayer al programa televisivo “Today” de la cadena NBC. “Tuve miedo de morir”, agregó.

Ethan Hession, también de 13 años, dijo que se arrastró bajo una mesa con un amigo.

“Sólo recuerdo haber visto a mi amigo, y de repente él simplemente dijo `Dios, sálvanos’” y agregó: ‘Hoy’. Entonces yo simplemente cerré mis ojos y de repente (el tornado) se había ido”.

Los socorristas se abrieron paso a través de ramas derribadas y excavaron entre los escombros para llegar al campamento donde 93 menores de edad, de 13 a 18 años, y 25 adultos que los acompañaban asistieron a un campamento de liderazgo de una semana.

El tornado mató a tres exploradores de 13 años y otro de 14, informó Lloyd Roitstein, directivo de un grupo regional de la organización Boy Scouts of America.

Roitstein recordó a los reporteros que el lema de la organización es “Estar preparados”.

“Anoche, las agencias y los exploradores estaban preparados”, dijo. “Ellos sabían qué hacer, a dónde ir, y se prepararon bien’’.

El tornado pegó a las 6:35 de la tarde, aproximadamente tres horas y media después de que el Servicio Nacional de Meteorología emitió una advertencia por tormenta en una porción amplia de Iowa y el oriente de Nebraska.

La sirena de tornado más cercana está en el cercano poblado de Blencoe, pero esa sirena sólo sonó brevemente después de que la propia tormenta dejó a la ciudad sin electricidad, dijo Russ Lawrenson, del Departamento de Bomberos de Mondamin.

“El tornado llegó muy rápido, por delante del sistema de tormenta’’, añadió.

Los niños fueron divididos en dos grupos cuando el tornado golpeó la finca Little Sioux Scout Ranch. Uno de los grupos logró resguardarse, mientras que el otro quedó a la intemperie.

Por lo menos 42 de los heridos permanecían hospitalizados ayer, con lesiones que van desde cortadas y moretones hasta traumas en la cabeza, afirmó el comisionado de seguridad , Gene Meyer.

Tres de los heridos fueron sacados del campamento por aire y otro en ambulancia al Centro Médico Mercy en Sioux City, Iowa. Los cuatro estaban graves.

http://www.am.com.mx/Nota.aspx?ID=207046&strPlaza=Leon&IDPlaza=1