Cinco monitores 'scout', acusados del homicidio de un joven que cayó extenuado

Participaba en un campamento en Vila Nogueira de Azeitao, a 35 kilómetros de Lisboa, con otros 24 chicos de entre 11 y 14 años. Una de las actividades previstas era una caminata de tres días en la sierra para recorrer 50 kilómetros. Diego se hizo una herida en el pie antes de la marcha. Le recetaron paracetamol "para la fiebre y dolores". Su accidente "desaconsejaba el esfuerzo físico", según el ministerio público portugués. Pero participó en la marcha del primer día, con ocho kilómetros de recorrido. El grupo se quedó sin agua. Y el menor se quejó de dolores de cabeza. "Se presentaba desfigurado y tambaleante, su habla era incoherente", prosigue la fiscalía. Un monitor intentó pedir ayuda por el móvil sin éxito. Recorrió varios kilómetros para avisar a los bomberos. El menor sufrió una parada cardiorrespiratoria al ser evacuado y murió en un hospital.

 

Los acusados son César Gil, director del campamento y los monitores Patricia López, Sonia Pérez, Irene López y Pedro Adán Sánchez. La Federación de Asociaciones de Scouts de España (ASDE), al que pertenece Luján 102, aseguró ayer en un comunicado que la caminata no incumplía "las reglas de la prudencia" y que un coche suministraba a los participantes agua y alimentos. Añade que el informe de la autopsia realizado del hospital donde falleció Diego Amador indica que la causa de su muerte resulta "indeterminada". Los padres de los demás menores apoyaron al grupo scout en otro comunicado.

      http://www.elpais.com/articulo/sociedad/monitores/scout/acusados/homicidio/joven/cayo/extenuado/elpepisoc/20080326elpepisoc_5/Tes